Solo el 10% de los adultos americanos practican hábitos regulares de higiene

Existen algunos hábitos básicos que pueden mejorar la salud, sin embargo, muchos de nosotros decimos: estoy demasiado ocupado para practicarlos.

Los resultados divulgados en el mes de marzo del sondeo realizado por la Asociación Americana del Corazón (AHA-American Heart Association), indican que solo el 12% de los adultos americanos practican regularmente todos estos hábitos de salud: buena nutrición, ejercicio y cuidado bucal. Entre las razones mencionadas para no practicar estos hábitos saludables, la más común fue la ausencia de tiempo.

Existen dos comportamientos de salud que no son practicados regularmente y que se sabe mejoran la salud cardiovascular:

  • 80% de los adultos americanos respondieron que comer al menos nueve raciones de fruta y vegetales diariamente, es una lucha;
  • Cerca del 60% respondieron que es difícil seguir con los niveles de ejercicio recomendados por la Asociación Americana del Corazón (al menos 150 minutos cada semana de actividad física moderada, como por ejemplo una caminata a paso rápido).

El estudio también mostró que el 25% de las personas, tampoco practica regularmente hábitos de cuidado bucal: cepillado dental dos veces al día e hilo dental, al menos una vez al día.

El cuidado de la boca puede ser alcanzado por medio de pocos y simples pasos. La Asociación Dental Americana recomienda:

  • Cepillarse los dientes dos veces al día con pastas con flúor aceptadas por la ADA. Reemplazar el cepillo cada tres o cuatro meses o tan pronto como las cerdas pierdan su forma. Un cepillo desgastado no efectuará un buen trabajo limpiando los dientes.
  • Limpiar diariamente entre los dientes utilizando hilo dental o un recurso de limpieza interdental. Las bacterias causadoras de caries dental persisten entre los dientes adonde las cerdas no consiguen llegar. Esta práctica ayuda a remover una película que se adhiere al diente denominada placa y restos de alimentos entre los dientes y por debajo del margen de la encía.
  • Ingiera una dieta balanceada y limite los refrigerios entre los tiempos de comida.
  • Visite su odontólogo regularmente para una limpieza profesional y exámenes bucales.

 

 

 

Fuente: ADA