La boca también envejece: conoce los principales cambios

La idea de que la sonrisa de una persona mayor deba lucir prótesis o manchas no siempre es verdad. Si bien es cierto que algunas han sufrido muchos problemas a lo largo de la vida, incluso algunas extracciones,  esas imperfecciones no se deben a una higiene bucal incorrecta, sino a un proceso al que todos estamos predestinados: el envejecimiento de la boca.

El paso de los años es inevitable y el envejecimiento de la boca es un proceso que genera cambios en la salud oral, como el oscurecimiento y el desgaste de los dientes. Al envejecer, el esmalte se vuelve más opaco, la sensibilidad dental disminuye y los dientes se tornan más vulnerables.

Te contamos cuáles son los principales cambios dentales debido al envejecimiento:

Esmalte: El esmalte dental es la primera capa que recubre los dientes y representa la sustancia más dura de todo nuestro organismo. Su principal función es proteger el diente contra las amenazas externas. Con el paso del tiempo, esta sustancia se va gastando, y a esto le llamamos la desmineralización, predisponiendo a la aparición de caries y otras lesiones. Efectivamente, toda alteración del esmalte facilita el ataque bacteriano, además de darle una apariencia opaca y plana a los dientes.

Dentina: Es un tejido recubierto por el esmalte y es el principal responsable de la sensibilidad de los dientes. El envejecimiento general provoca la obstrucción progresiva de los túbulos dentales, lo que implica una disminución de la sensibilidad y una mayor dificultad para someterse a los tratamientos de conductos.

Pulpa: Es el tejido que se encuentra en el interior de los dientes y está conformado por nervios, vasos sanguíneos y otras células. Con los años, el volumen de la pulpa disminuye, produciendo una reducción de la vascularización y del aporte sanguíneo y, como consecuencia, el diente se vuelve una estructura más vulnerable y menos sensible a los estímulos.

Además, la presencia de caries y el efecto de algunos hábitos diarios – la fricción de los dientes, el desgaste causado por el cepillado abrasivo, entre otros – pueden acelerar el proceso de envejecimiento bucal.

La buena higiene oral y los cuidados dentales regulares, son importantes durante toda la vida, sin importar la edad. Mantener una buena higiene oral en el hogar y visitar el dentista con frecuencia son prácticas que pueden evitar muchos problemas dentales en el futuro.

 

Fuente: terra.cl/saludbucal