Alimentación ideal para que tus hijos tengan dientes sanos

Para que tu bebé tenga unos dientes fuertes y sanos, hay cuidados esenciales que debes cultivar desde el embarazo hasta la elección de los alimentos en el primer año de vida del niño.

“Durante el embarazo la dieta debe ser rica en vitaminas y minerales esenciales para oxigenar y nutrir el feto y contribuir a la formación de huesos y dientes”, dice Daniela Forlín, profesora de Odontología Pediátrica en la UMF (Centro Universitario de Estados Metropolitana), en Brasil.

Durante esta fase, la especialista indica el consumo de alimentos con vitamina D y calcio, como el salmón, los productos lácteos, la yema de huevo y cereales integrales, que son importantes para la formación de los huesos y dientes del bebé. La vitamina A, presente en la col y verduras de color amarillo, también ayuda en la formación de los dientitos.

Importancia de lactancia materna

La leche materna es el alimento más completo y más importante para el perfecto desarrollo del bebé. Además, es rico en vitaminas y minerales (como el calcio) responsables por la formación de los dientes. Sin embargo, la importancia de la lactancia materna va más allá de los valores nutricionales de la leche.

Según la experta, durante la succión de la leche materna, la mandíbula se mueve hacia adelante y hacia atrás. Este movimiento hace que la articulación temporomandibular (TMJ) reciba estímulos constantes, promoviendo el crecimiento de la mandíbula, que encuentra la posición ideal para la erupción de los dientes de leche.

El menú ideal

Hasta los seis meses de vida, el bebé solo necesita la leche materna, ya que esta es rica y completa para satisfacer todas las necesidades fisiológicas. A partir de los seis meses (cuando los primeros dientes comienzan a salir) la introducción de los alimentos debe ser realizada poco a poco y acompañada de la lactancia materna (que puede durar hasta los dos años).

“Introduce alimentos tales como el queso amarillo (deja el pH de la boca más básico, ayuda en la reparación del esmalte y aumenta el flujo de saliva), la leche y el yogur (calcio) y el agua (que ayuda a limpiar los residuos y el aumento del flujo salival) “, aconseja la especialista.

Los alimentos duros y fibrosos, como las manzanas, las zanahorias y las peras, también son buenas opciones para que el niño aprenda a masticar. “La masticación estimula el crecimiento y el desarrollo facial y conduce el posicionamiento adecuado para la erupción de los dientes. Además, la vitamina C ayuda a combatir la acumulación de placa “, agrega.

Otros consejos

– Estimula a tu hijo a comer frutas. La ensalada de frutas sin azúcar es saludable, buena para los dientes y tiene un colorido que atrae a los niños. Algunas frutas como las fresas tienen ácido málico, un astringente natural que ayuda a eliminar las manchas de los dientes.

– La limonada (sin azúcar) también es una fuerte aliada de la salud dental. El limón contiene poder astringente y antibacteriano. Además, elimina las bacterias de la boca y ayuda a combatir el mal aliento.

– Evita que el pequeño consuma gaseosas. Estas bebidas contienen mucho azúcar y pueden causar la caries. Prioriza el agua, las infusiones o los jugos, siempre libres de azúcar.

Fuente: terra.com/saludbucal